Cuadros impresos sobre lienzo o Cuadros pintados a mano

¿Te gusta el arte? ¿Eres de los que el fin de semana vas al museo más cercano y pasas horas y horas en el museo, disfrutando de todas y cada una de las pinturas de todas las salas?

Si pasas mucho tiempo escudriñando cada detalle de un cuadro, entonces eres un amante de la pintura. Eso está más que claro.

¿Sabías que puedes disfrutar de la pintura sin salir de casa?

En ArtFurniet ponemos al alcance de todos los enamorados del arte pictórico una gran gama de cuadros pintados a mano por nuestros artistas, experimentados pintores con una gran formación y una gran técnica.

Ahora bien, ¿sabes por qué debes elegir cuadros pintados a mano para decorar las distintas estancias de tu casa, tu local o tu despacho?

Para empezar, en el mercado puedes encontrar cuadros impresos sobre lienzo o pintados a mano, siendo brutal la diferencia entre ellos.

La primera diferencia que podemos señalar es que un cuadro pintado a mano se pinta casi por encargo. Es una obra única e irrepetible que nace de la sensibilidad, la experiencia vital y la técnica y formación de nuestros artistas.Un cuadro pintado a mano se hace con acrílico, y, a pesar de que toma como ejemplo otra obra, que es la que está de exposición, su ejecución tiene particularidades especiales que no tiene ningún otro cuadro. No hay dos cuadros iguales aunque se use el mismo modelo para cada cuadro.

Además, la calidad es un punto fundamental a la hora de comprar un cuadro pintado a mano, calidad que se ve plasmada en los materiales como el lienzo y las pinturas utilizadas, que ni se rompen ni pierden la intensidad y la vivacidad en sus colores con el tiempo.

Por otro lado, los cuadros impresos sobre lienzo son una reproducción del cuadro, y, aunque suelen ser reproducciones más o menos fieles, no tienen ni de lejos la calidad de los cuadros pintados a mano, y, por supuesto, no tienen el encanto de saber que tienes colgada en la pared de tu casa o de tu despacho un cuadro único, con imperfecciones que lo hacen perfecto.

 

Cuadros impresos

 

No es lo mismo.

Los cuadros pintados a mano proporcionan una personalidad muy especial a los espacios en los que se cuelgan, parece que parte de la emoción que sintió el artista a la hora de crearlo traspasa la pintura e impregna la habitación. Además, con los cuadros pintados a mano estás favoreciendo que haya artistas que puedan realizar estas obras. Una máquina puede reproducir un cuadro, pero no puede llorar con ella.

Es cierto que tienes varias opciones para elegir a la hora de comprar un cuadro que decore las paredes de tu casa, pero, si tienes la posibilidad de colgar una pintura hecha a mano que recoja todas las sensaciones y las emociones del pintor, ¿por qué vas a adquirir una fría copia hecha por una máquina? Para nosotros, la elección está bastante clara. ¿Y para tí?

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *